La falacia de la cura geográfica